martes, enero 31, 2006

Subcontratación

Leo en vida de consultor anónimo acertadas reflexiones acerca de la subcontratación en procesos de consultoría.

¿Por qué se da este fenómeno?

Cuestión de marca

Las marcas proporcionan seguridad. Si se contrata a McKinsey, se está pagando por una seguridad de ver en sus informes el papel con el membrete de esa firma. De su aval de muchos años en el mercado, de sus profesionales, etc, etc... Imagen de marca. No da la misma seguridad contratar a pepito el de los palotes, aunque sea éste el que termine finalmente haciendo el trabajo.

Cuestión de canal

El pepito citado anteriormente no puede, ni seguramente podrá nunca acceder a cuentas de grandes empresas para hacer consultoría. Es inimaginable que en grandes empresas (tipo Telefónica, Repsol, etc..) alguien salga a pringarse y defender que ha encargado la consultoría a pepito el de los palotes. El mercado esta así estructurado: los grandes hacen negocio con los grandes.

El sin sentido, en general, de todo esto

Pensemos que por ejemplo, Vodafone y Telefónica son clientes de Mckinsey. Más o menos siempre le encargan trabajos de consultoría parecidos (hay que justificar ciertos presupuestos.)

¿Que valor? ¿Que ventaja competitiva tiene el uno sobre el otro? Al final han terminado por comprar el mismo conocimiento al mismo proveedor. Tiene su gracia. La diferencia, pienso yo, estará en como con esa información se actuá. Al final será el talento interno de la organización el que marque la diferencia. Si es que lo hay.

Esto mismo que estamos comentando para la consultoría pasa ya para todo. Es el signo de los tiempos.

1 comentarios:

A las 2:12 a. m. , Blogger Leo Borj ha dicho...

Y como esto de los blog lo bueno ( y malo ) que tienen es que cualquiera puede opinar, pues hago uso, con respeto, de esta "prerrogativa digital" y me atrevo a añadir un par de elementos a la lista:

Cuestión de responsabilidad: Esto se da más en la subcontratación de trabajos que de informes. Si el producto o servicio subcontratado causa un daño del que el contratista haya de responder (pagar indemnizaciones, etc.) como el subcontratado no sea alguien con "músculo financiero" se quedan sin nadie a quién "pasar la pelota" ...

Cuestión de "valentía", por decirlo fino: Viene a ser lo de la marca, pero enfocado en el aspecto interno de la empresa. ¿quién se atreve a apostar por el desconocido? si algo sale mal, todo el mundo te lo reprochará. Claro, que si has contratado "al mejor", no se te puede reprochar nada, salvo el precio, pero eso es otra cuestión, que además, si algo sale mal entonces parece que el dinero nunca ha importado con tal de entregar al cliente, "lo mejor de lo mejor".

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal