martes, enero 24, 2006

La Previsional

Es curioso. Al escribir el titulo en Word, me lo corrige de forma automática por la provisional. Y es que reconozcámoslo, no suena ni bien.

La cosa es que el jueves, tengo una presentación para inversores y hoy estoy repasando los numeritos básicos, cuya base es la previsional. La cuenta de resultados previsional, es una cuenta de resultados que se hace sobre las proyecciones de venta que se espera tener en un determinado periodo de tiempo. Se suele hacer anual, para luego ir controlando de forma periódica si se están cumpliendo las previsiones.

Cuando sé esta creando un plan para poner en marcha un nuevo negocio, bajo mi punto de vista existen tres pilares fundamentales sobre los que se tiene que sostener:

1. Definir la propuesta de valor única que ofrece el negocio al mercado. Es decir, que demanda o necesidad concreta (existente) cubre.
2. Definir una serie de escenarios con su correspondiente cuenta de resultados previsional.
3. Definir un plan de marketing realista con su correspondiente plan de contingencias.

La propuesta de valor debe ser única, ya que el negocio a poner en marcha, debe de tener algo diferente que ofrecer a lo que ya existe en el mercado. Te debe diferenciar del resto para que tú mercado aprecie lo que le ofreces.

La cuenta previsional, debe contemplar siempre el peor escenario, para ver si los números aguantan. Y tiene tres entradas básicas: las ventas, los costes variables y los costes fijos. A partir de ahí, se calcula el posible beneficio o perdida. Es muy fácil.

Ventas – Costes variable = Margen Bruto
Margen Bruto – Costes Fijos = Beneficio.

Si, realmente es la cuenta de la vieja: Ingresos – Gastos = Beneficio. Al beneficio, después se le tienen que sumar o restar los ingresos o los costes financieros, y restarle los impuestos. Y ya esta.

Por último se debe definir un plan de marketing completo y realista. Digo lo de realista, porque a la gente se le suele ir la olla en cuanto comienza a planificar las acciones de publicidad y promoción. Acaban perdiendo el norte, y gastando lo que no tienen, para un mercado, muchas veces al que no quieren ni ir. Por cierto, sin un plan de contingencias, como la cosa se tuerza, a ver como improvisas...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal