jueves, marzo 02, 2006

Predicadores

Ayer por la tarde, entré en el opencor de al lado de casa para comprar una palmera de chocolate para merendar. Como soy un comprador compulsivo de libros, también me lleve “Lecciones sobre la vida del monje que vendió su Ferrari”.

Lo compre porque recordé que hace tiempo el libro del monje que vendió su Ferrari fue bastante popular y oí hablar de él. Es un libro de autoayuda con una serie de consejos sin mayor trascendencia, por lo menos para mí. Este en concreto trae un montón de consejos bastante obvios y de sentido común.

La cosa es que leyéndolo, me puse a pensar del negocio que se tienen montado los predicadores. Ya sean telepredicadores de la cuestión religiosa o manapredicadores, de la cuestión del management.

Es curioso que estos tipos, la mayoría jamás han trabajado en una gran compañía, ni han manejado presupuestos, ni mucho menos personas. Ahora eso sí, dan conferencias a pastón la sesión, y encima hay bofetadas por escucharles.

Lo que más me llama la atención es que tipos con diez veces la experiencia y la responsabilidad del charlatán, le pague por escucharle. Yo creo que al final es una cuestión de mezcla de inseguridad, agobio, y ganas de desconectar por un rato lo que mueve a la gente a ir a estas conferencias. En el fondo hacen la misma labor social que un sacerdote, pero en la cuestión empresarial en vez de en la religiosa.

Pd: Estaba escribiendo esto en Word. Se me ha quedado el cacharro tostadísimo y casi lo pierdo. Ufff.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal